VERSOS QUE ILUMINAN... PALABRAS QUE QUEMAN

viernes, 27 de abril de 2012

Parteros de la revolución de FRANCISCO ALVERO CANTA



Parteros de la revolución

C heverísimo parto alumbramos
El sueño grande ha vuelto a nacer
Tormentosos ríos nos han socavado
Pero la pacha supo florecer

Rugen manantiales libertarios
Como azúcar digna del cañaveral
Gritan  sus verdades ancestrales
Que ya nunca callarán

Porque regamos nuestra pacha enamorada
De cantares combativos y compañeros
Y en la matriz del hombre nuevo
Nos parimos día a día con denuedo

Acariciamos la cimiente originaria
  Conciencia revolucionaria
Abonándola de paciencia
Que es la ciencia de la paz

Semillas de diálogo y comprensión
Raíces y alas de liberación
Rompen las antiguas cadenas
Que nos oprimieron cinco siglos con fervor

Volvimos al heroico sueño grande
Somos los jóvenes
Parteros de Revolución
De cultura y dignidad


 Todos los poemas pertenecen a los AUDIO LIBRO de FRANCISCO ALVERO CANTA


Juventud argentina de pie por la democracia en los medios




Juventud Chilena de pie por la educación



Juventud  colombiana por la Verdadera Democracia

ANNCOL



TORSDAGEN DEN 26:E APRIL 2012


COLOMBIA: ¡¡El ladrón juzga por su condición!!

Dificilmente se esconde 120.000 manifestantes de la Marcha Patriotica, aunque los medios colombianos
intentan de hacerlo, fiel su tradición histórica. Son 1700 organizaciones sociales y de izquierda.





¡¡El ladrón juzga por su condición!!

Durante toda su existencia han comprado votos, ofrecido casas a los más pobres y subastado los recursos del país. Se equivocan con el nuevo movimiento.
Redacción ANNCOL
No es sino escucharlos. “Nada de show” en las liberaciones unilaterales. Y que hicieron.
Esconderlos y prepararlos para su presentación en sociedad ante sus medios con cuestionario debidamente analizado. Evitar el porqué del desprecio por sus vidas, la consigna.
Después de 12 ó 14 años es apenas natural que llegasen atrasados en tecnología y otros adelantos de la ciencia. Sin embargo, nada ha cambiado en un país azotado por el terrorismo estatal. Hambre, miseria y explotación siguen su curso. Paramilitares con otros nombres y la corrupción y corruptos abrigados con la frase “todo por la patria”.

VA OTRA PERLA. Según, lo que se cuela en la comunicación popular, la movilización del 23 de abril fue masiva. Más de 120.000 colombianos se congregaron en la Plaza de Bolívar para refrendar el lanzamiento de Marcha Patriótica. No importa que el régimen de Santos y sus medios de bolsillo oculten este acontecimiento histórico. Los pueblos tienen sus maneras de comunicarse. Y también aprenden las nuevas técnicas que se comparten los jóvenes de las ciudades y el campo.
“No saben a que vienen”. . . “Vienen obligados”. . . “Los financia las Farc”. . . “Las ambigüedades no van”, expresiones descalificadoras y estigmatizadoras, para sembrar el terror.
Razonan como mercaderes de conciencias. Durante toda su existencia han comprado votos, ofrecido casas a los más pobres y subastado los recursos del país. Se equivocan con el nuevo movimiento.
Deben saber que la gente esta exhausta de tanta mentira e ignominia, y cuando hay decisión no hay nada que la detenga.
¡¡Cojéenlos grita Santos!!

Sobre la Marcha Patriótica y el “bochinche inteligente”



Por: Alexander Escobar


La estigmatización tiene una particularidad: si fracasa, no se rinde. La Marcha Patriótica lo vive desde sus inicios. El estado colombiano le teme, y trata de mostrarla como un movimiento impulsado por las Farc. No lo consigue; y para su desconcierto, la Marcha Patriótica se fortalece y da golpes contundentes al gobierno.

El 23 de abril propinó su tanganazo más duro. Las más de 80 mil personas que movilizó la Marcha Patriótica en la ciudad de Bogotá, no solo fue un golpe, fue la derrota política más grande sufrida por el estado colombiano en los últimos años. Lo es; no hay duda de ello. El gobierno fracasó al emplear todo lo que estuvo a su alcance para estigmatizarla, como los supuestos informes de inteligencia militar, tan inteligentes, que se hicieron públicos en forma desesperada… un nuevo tipo de inteligencia que hoy posa de “bochinche inteligente” para sembrar terror.

Y por supuesto que también el artículo de El País, MarchaPatriótica, ¿el brazo político de las Farc?, y publicado el 25 de abril, no pasa de ser un mero bochinche que toma como base los testimonios del bochinchero y analista político Alfredo Rangel. Porque para cualquier persona sensata, que no le agrade el bochinche ni los bochincheros, es claro que un informe de inteligencia es secreto, y solo es revelado cuando obtiene resultados concretos, como la captura de algún “sospechoso”, por ejemplo.

Ahora hablemos de los análisis, o de uno en particular: el que compara a la Unión Patriótica con la Marcha. Lo cual constituye un desatino intelectual –en el caso que provenga de la academia–. Porque lo que hoy estamos viviendo no es un partido político definido en la participación electoral y con una visión centrada en alcanzar la paz negociada entre el gobierno y la insurgencia. La Marcha Patriótica es un proceso mucho más amplio, que también quiere la paz con justicia social, pero que sobre todo busca construir una nueva sociedad con formas de participación incluyentes, más allá de lo representativo y parlamentario. Prueba de ello es el trabajo en cabildos y la inclusión de nuevos sectores como el de comunicaciones y artistas, incluidos ya no como mero adorno o instrumento, sino como una voz importante en las decisiones para la transformación del país.

Por tanto, Marcha Patriótica y Unión Patriótica no “suenan a lo mismo”, como asegura el exsecretario de Gobierno de Bogotá, Antonio Navarro Wolf. Y no suena igual porque debamos sentir vergüenza de la UP. Todo lo contrario. Es porque sentimos la dignidad de éste y otros procesos que han entregado su vida para derrotar a los tiranos. Gracias a todas estas experiencias es que Marcha Patriótica no es copia o repetición de algo que haya existido en Colombia. Marcha Patriótica es la maduración y el avance de los movimientos políticos y sociales que se reinventan a diario y construyen país en medio de la persecución y la estigmatización del terrorismo de Estado. Y es un movimiento político, no un partido, es la Marcha Patriótica que cabalga por la Segunda y Definitiva Independencia.
Desde las calles del suroccidente colombiano, 26 de abril de 2012 



Vélez

In Opinión on 28 abril, 2012 at 14:50
"Los opinadores mediáticos que sólo quieren ver corrupción y latrocinio en ese proceso no pueden explicar esos datos de la realidad, que demuestran que sobre todo hubo políticas de ciudadanía de alta calidad democrática", plantea Luis Bruschtein en esta nota. (foto Télam)
“El acto de Vélez fue el primero en todos estos nueve años de gobierno kirchnerista cuyo objetivo central no fue una campaña electoral o la defensa de una medida concreta, como la 125 o los actos por derechos humanos. En nueve años, ésta ha sido la primera vez que el propósito principal fue respaldar a Cristina Kirchner. Y tuvo como consecuencia el reconocimiento de un liderazgo por las numerosas agrupaciones convocantes de manera unificada y no dispersa como había sido hasta el viernes.
La expropiación de YPF sumó al tono épico de la concentración, pero no fue el centro, porque el acto había sido convocado como de respaldo a la Presidenta desde antes de que se anunciara la medida.
(…)
El ejercicio histórico que hizo la Presidenta fue certero. Néstor Kirchner era un presidente que había perdido la elección, con apenas el 22 por ciento de los votos, que dependía de una estructura política que no controlaba, que no había podido legitimar su gestión porque Carlos Menem se había retirado de la segunda vuelta. Y además recibía un país destruido desde el punto de vista económico, político y moral. En esas circunstancias, que hubieran paralizado de pánico a la mayoría de los políticos, Néstor Kirchner asumió un mandato “que tenía legalidad, pero al que le faltaba legitimidad”, recordó ayer la oradora. Si se recuerdan la frialdad y el escepticismo con que eran escuchados los candidatos en aquellas elecciones, incluso por sus propios adherentes, el contraste con el entusiasmo de las tribunas de ayer es muy grande. De una tribuna a la otra hay una laboriosa reconstrucción de la política como posible herramienta democrática de transformación de la sociedad.
Los opinadores mediáticos que sólo quieren ver corrupción y latrocinio en ese proceso no pueden explicar esos datos de la realidad, que demuestran que sobre todo hubo políticas de ciudadanía de alta calidad democrática. No se puede explicar el recorrido de ese camino en condiciones tan adversas y desde un punto de partida tan débil y vulnerable sin el desarrollo de políticas de empoderamiento social y construcción de ciudadanía. Kirchner no habría durado ni dos días sin generar esas políticas y no reconocérselo es un acto de mezquindad histórica.
(…)
El jueves había terminado el debate en el Senado y se preparaba el de la Cámara baja. El respaldo que tuvo la expropiación de YPF en el Senado puso otra vez muy en evidencia la cobertura de los grandes medios que, desde el anuncio, había consistido en amplificar las quejas, protestas y amenazas de Repsol, del gobierno conservador español y de cuanto funcionario menor de Estados Unidos o la Unión Europea sugiriera represalias contra Argentina. Esa estrategia editorial repetía la no tan vieja política del neoliberalismo de mostrar escenarios apocalípticos y castigos terribles ante cualquier desobediencia a la lógica de los centros financieros de poder. Sus principales editorialistas y opinadores insistieron en este libreto o mantuvieron la línea de descalificación de funcionarios por la que convierten a la política en una sucesión de hechos policiales. Como en pocos casos anteriores, los políticos en general se desmarcaron de esa ofensiva y plantearon un debate más argumental y más razonable.
Se produce este prodigio que es la manifestación del desencuentro profundo entre los grandes medios con las grandes mayorías, cuando son éstos los que siempre se han relacionado con los públicos masivos. Al mismo tiempo, los opinadores de estos medios se jactan de que esas grandes mayorías viven en una realidad virtual porque no comparten la realidad virtual que ellos representan. Esa dualidad persistente resulta patética porque la evidencia no los favorece y sólo se pueden dirigir a los que ya piensan fanáticamente como ellos.
El acto de Vélez fue una más de esas evidencias porque significó la cristalización o el anuncio oficial de un fenómeno que se viene produciendo desde antes y cuyo significado es que el escenario de la política argentina incorporó un nuevo protagonista en el kirchnerismo como fuerza nacional, popular y progresista. Un protagonista con tradición y mucho peso popular en ese espacio, al que llegó para quedarse”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario